Información: 626615538 labuenafortuna@gmail.com

Llevo muchos años practicando Reiki, primero conmigo misma y luego como maestra de Reiki.  El Reiki me ha dado la vida pero obviamente muy a menudo me encuentro con gente a la que no le gusta el Reiki, puede ser por motivos religiosos, porque son demasiado analíticos, porque han oído alguna leyenda urbana y les da miedo, por razones personales que no tú no entiendes, ¡por lo que sea!

 ¿Qué hago cuando alguien no quiere que le dé Reiki?

Lo primero de todo, no insistas en dar Reiki a alguien que no quiere, aunque sea tu hermana, pareja, hijo.  Hay que respetar su libre albedrío; no sería nada ético darle o enviarle reiki sin su permiso.  Si ofreces Reiki a alguien y no quiere, respeta su decisión.  No intentes convencerle de que es el mejor descubrimiento desde el fuego.  No le digas que le curará cualquier enfermedad. Imagínate que por ejemplo te cruzas con una peluquera a la que no le gusta tu peinado y te dice que te va a cambiar el look; o tú estás muy contento con tu sonrisa y  conoces a un ortodoncista que te dice que te va a poner brakets para estar más guapo o más guapa y a ti no te apetece, ¿te gustaría? Pues con el Reiki pasa lo mismo.

Segundo, no te lo tomes personal.  De verdad, no es de tu incumbencia si la persona no quiere Reiki. Igual esa persona te pregunta cosas sobre el Reiki pero no se siente cómoda al recibirlo. En este caso, háblale de tu experiencia personal pero no fuerces las cosas.  Si la persona pierde el interés, ¡déjalo! No te frustres porque no le has podido convencer, aunque sea tu pareja o tu hijo, déjale que siga su camino, si el Reiki ha de formar parte de su vida ya lo hará. Mira, a mi propia hija le chirriaba el Reiki, pero con el tiempo, como vio que a mí me estaba ayudando mucho se animó e hizo el curso de primer nivel de Reiki con mi maestra y luego segundo y tercero conmigo. En ningún momento traté de convencerla de que la podría ayudar, respeté su decisión.

Tercero, hazte Reiki a ti mismo para liberarte de tu empeño. Sí, seguro que el Reiki ayudaría mucho a tu amiga, a tu pareja, a tu hijo… pero es su decisión.  Así que date un autotratamiento de Reiki para dejar marchar el enfado, la preocupación, la frustración, etc… que este hecho te haya podido causar.

Por último, agradece la lección que has aprendido con esa persona que no quiere darse Reiki.

Y fíjate que yo “soy de ciencias”, de ver para creer y la primera vez hace años que oí a alguien hablar de Reiki, pensé que era una flipada pero la vida me llevó a probarlo y mira, he llegado a ser maestra. Pero yo entiendo, que aunque a mí el Reiki me parezca maravilloso y estupendo, no le tiene que gustar a todo el mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest