Información: 626615538 labuenafortuna@gmail.com

La palabra Reiki es la combinación de dos palabras japonesas: “Rei”, que significa espiritual o universal y “ki” que significa energía vital, en definitiva Reiki es la “energía vital universal”.

Reiki es una técnica de sanación por imposición de manos muy simple y fácil de aprender basada en el uso de la energía del universo.  Te ayuda a gestionar el estrés, relajarte, potenciar tu crecimiento personal así como a  tratar varias enfermedades físicas y metales.  También puedes ayudar a tu mascota (u otros animales) a sanarse con Reiki.

El Reiki no sólo te ayudará a sanar físicamente sino que va mucho más allá, lo puedes utilizar para sanar tu pasado así como enviar Reiki a tu futuro (por ejemplo una entrevista de trabajo, exámenes, un juicio, …). También te puede ayudar a hacer realizad tus metas, mejorar tus relaciones (de pareja, amistad…).  Todo esto, obviamente, practicando, practicando y practicando; no vale con unas pocas sesiones de Reiki o con un curso de Reiki.

Esta técnica de imposición de manos está reconocida por la Organización Mundial de la Salud y en España, se ofrece en muchos hospitales como terapia complementaria al tratamiento indicado por los médicos.

Todos hemos nacido con esta energía que puedes canalizar y utilizar siempre que quieras.  Como su nombre indica, está presente en todas partes.  Se trata de una energía con una frecuencia de vibración muy alta, ¿y eso qué quiere decir? Pues que vibra en la frecuencia del amor.  Seguro que te habrá pasado de entrar en un sitio (templo, naturaleza,…) y te ha dado un subidón, ¿verdad? O cuando estás en presencia de alguien muy amoroso que te hace sentir genial.  Es porque esas personas o lugares tienen alta frecuencia de vibración y hacen que también suba tu frecuencia (lo que denominamos “subidón”). Y en eso consiste el Reiki, una energía de altísima vibración (la vibración del amor) que hace que tu propio nivel de vibración se eleve generándote mucha paz interior y sanación a nivel físico, mental y espiritual.

Absolutamente todo el mundo puede aprender Reiki, independientemente de su formación académica, edad, status… Se trata de una medicina del alma para estar bien, así que ningún gurú de turno te tienen que decir si estás o no preparado para hacer Reiki, eres tú quién decide si te puede ayudar o no.

El aprendizaje de Reiki Usui Shiki Ryoho está dividido en los siguientes niveles:

  • Primer nivel de Reiki (Shoden), que te ayudará a sanar a nivel físico y también verás que estarás más calmado y relajado. En mis cursos también te enseño cómo ayudar a tu mascota con Reiki.
  • Segundo nivel de Reiki (Okuden). Aprenderás a utilizar los símbolos de Reiki para canalizar más y potenciar más la energía. Este nivel te ayuda a sanar a nivel físico, mental y emocional y también podrás enviar Reiki a tu pasado para sanarlo, al futuro (entrevistas de trabajo, exámenes, negocios…), sanar relaciones; podrás enviar Reiki a distancia a personas (o animales) que se encuentren lejos de ti, y mucho más. Como en el nivel anterior, podrás ayudar a otras personas y a tus mascotas u otros animales.
  • Tercer nivel de Reiki (Shinpiden) o Maestría interior. Darás un gran salto cuántico ya que se elevarán tus vibraciones considerablemente y tendrás la capacidad sanadora de un maestro, con la diferencia que no puedes iniciar a otras personas.  Se te impondrá un cuarto símbolo, el símbolo maestro.  También aprenderás unas técnicas muy potentes para eliminar bloqueos de una manera más rápida y eficaz.
  • Maestría de Reiki. Una vez iniciado como Maestro, tendrás la habilidad de enseñar y difundir el Reiki Usui. En este último nivel, sentirás una energía muy especial integrada en tu cuerpo, aprenderás a reconocer tu capacidad para enseñar y ayudar a los demás a descubrir la verdadera esencia del Reiki, que es alcanzar la paz interior y felicidad las 24 horas del día.

Como te decía, el Reiki es una técnica muy fácil de aprender, lo difícil es encontrar unos minutos al día para practicarlo y experimentar sus infinitos beneficios.

El Reiki siempre es para bien y, como digo yo, lo peor que te puede pasar con el Reiki es que no te haga nada.  El Reikista va poniendo las manos sobre los centros energéticos o chakras (ni siquiera hace falta tocar) del paciente así que es imposible hacerle daño.  La propia energía Reiki protege tanto al practicante de Reiki como a la persona que lo recibe con lo que ninguno le va a transmitir a otro sus males.

Por último, y no menos importante, el Reiki es un complemento a la medicina convencional (no un sustituto) con lo que es fundamental seguir las indicaciones de tu médico, psicólogo y/o psiquiatra. Los reikistas sólo tenemos la formación para aplicar Reiki, no podemos diagnosticar enfermedades ni receta nada, para eso están los facultativos. Yo, como Maestra de Reiki Federada, he firmado un código Deontológico de la Federación Española de Reiki.

Te invito a compartir este post para ayudar a divulgar el Reiki y si tienes alguna duda déjamela en los comentarios que yo te responderé encantada lo antes posible.

¡Namasté!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest