Información: 626615538 labuenafortuna@gmail.com

Historia del Reiki – Mikao Usui

Esta es la historia del Reiki que cuento en el primer nivel de Reiki en Madrid, es la historia del Reiki que más me ha convencido. Te la cuento:

Desde el principio de los tiempos el instinto humano ha sido colocar las manos sobre un ser (humano o animal) ante un dolor; date cuenta de que cuando te das un golpe lo primero que haces es colocar intuitivamente las manos sobre la zona que te está doliendo ya que ese “calor humano” nos da serenidad y curación.

El redescubridor del Reiki es Mikao Usui, nacido en Japón el 15 de agosto de 1865. Hay varias versiones sobre su historia ya que la cambiaron para poder introducir esta técnica sanadora (Reiki) en Occidente, principalmente en lo que concierne a su formación profesional y a su religiosidad. Pero lo importante de todo es la esencia y el mensaje que Usui quiso transmitir ha pasado intacto de generación en generación.

Mikao Usui inició a unas 2000 personas y murió de un ataque al corazón el 9 de marzo de 1926, precisamente mientras daba una charla de Reiki en Fukuyama.  Está enterrado en Tokio y en su lápida se lee: “Aunque haya fallecido el Maestro, este “Rei Ho” tiene que propagarse y perpetuarse para siempre. ¡Oh, qué hermoso es que Usui Sensei, el Maestro, enseñara a los demás en lugar de aplicarse el Reiki sólo a sí mismo, que en vez de guardar esto sólo para el bien de su familia y de sus descendientes lo difundiera!” “Deseamos desde nuestro corazón que las generaciones venideras continúen sintiendo respeto hacia su labor al ver esta lápida.”

En una de sus clases, un alumno le retó a que explicara por qué Jesús y Buda podían sanar. Este hecho le llevó a investigar antiguas técnicas de sanación basadas en la energía, así como las curaciones milagrosas atribuidas a Jesucristo y al Buda Gautama; Usui creyó necesario recuperar estas técnicas para ayudar a otras personas.

En marzo de 1922 subió al monte Kurama, situado a las afueras de Kyoto y lugar habitual de meditación del budismo zen, para comenzar un retiro con ayuno. Estando en su práctica del día vigésimo primero, Mikao Usui pensó que iba a morir cuando de pronto vio millones de pequeñas burbujas de todos los colores del arco iris.  Una intensa luz blanca descendió y delante de él aparecieron unos símbolos sánscritos. Al despertar fue consciente de haber alcanzado un profundo estado de unificación con el Universo.

Mikao Usui

Photo credit: Dagmar & Gottfried Wilfinger /Foter / CC BY-NC

De regreso a casa pudo comprobar que había sido iniciado en Reiki en tres ocasiones:

Bajando del monte tropezó con una piedra y se lastimó el pie. Al llevarse las manos a la herida, ésta se curó y el dolor cesó inmediatamente. Entonces, se dio cuenta de que se había activado en él esta magnífica capacidad de ser un canal de la Energía Universal.

La segunda ocasión donde comprobó que tenía la capacidad de sanar fue en la posada donde se alojaba ya que la nieta de los dueños tenía un fuerte dolor de muelas y Usui le puso las manos calmándole el dolor.

Como llevaba 21 días en ayunas pidió algo de comer en esa misma posada; el posadero le aconsejó no comer ya que le podía sentar mal pero aun así Usui ingirió la comida y vio que no le sentó mal; ese fue el tercer “milagro”

Usui, regresó a la vida cotidiana para poder difundir el Reiki y ayudar a otras personas a recuperar su salud física, mental y emocional. En abril de 1922 fundó el “Usui Reiki Ryoho Gakkai” en Tokio y comenzó a enseñar y a tratar con Reiki. En septiembre de 1923 hubo un gran terremoto en Tokio y el Sensei ayudó a mucha gente a recuperarse. Fruto de su experiencia personal como sanador, Usui recomendó que se aplicase energía Reiki preferentemente a quien lo solicitase y tuviese intención de implicarse en el proceso de curación.

Decidido a transmitir esta técnica a los demás, el Maestro enseñó el modo de “sintonizar” a otros con la Energía Universal. De esta manera estableció los rituales de iniciación, mediante las cuales los Maestros de Reiki capacitan a nuevos practicantes, “honrando el linaje de Usui Sensei”.

Dos alumnos de Mikao Usui que contribuyeron a la difusión del Reiki son: Chujiro Hayashi, doctor en Medicina y comandante de la Marina Imperial Japonesa, y Hawayo Takata, una campesina de origen japonés nacida en Hawaii.

Gracias a la Sra. Takata conocemos el Reiki en occidente.  Fue una labor de marketing puro y duro ya que Takata se inventó que Usui era un cura católico y que en una clase de religión un alumno le retó a que demostrara que Jesús había sido capaz de curar.  Para ello viajó por diferentes universidades de Estados Unidos y Europa en busca de documentos que le revelaran el secreto.

Te recomiendo aprender Reiki en Madrid y conseguir el Diploma de la Federación Española de Reiki con una maestra perteneciente a la Federación con muchos años de experiencia, habiendo iniciado a más de 1000 alumnos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

WhatsApp chat